Rol Corte N° 1.075-2018

La causa se eleva para conocer del recurso de apelación deducido por la parte demandante en contra de la sentencia definitiva del Juzgado de Letras de Castro que rechazó la demanda interpuesta por responsabilidad que les podría caber a las demandadas en relación a los daños sufridos por el actor en contexto de un cuasidelito de lesiones por accidente de tránsito.

En la sentencia del Tribunal de Alzada de fecha 2 de septiembre de 2019, se establece que la ausencia de una sentencia condenatoria infraccional o penal que estableciera responsabilidad del conductor y la presencia de un proceso de investigación en curso, no constituyen antecedentes que sirvan para apoyar la acción ni tampoco para desmerecerla.

Se deja asentado asimismo que, en materia de responsabilidad civil extra contractual no rige la graduación de culpa, resultando presente dicho requisito cuando concurra una negligencia para generar el hecho dañoso, situándose en concreto, esto es, analizando en su mérito los actos u omisiones del demandado en razón de sus condiciones, tiempo y lugar.

La determinación del quantum monetario de la indemnización, dado su índole extra patrimonial, corresponde a una determinación que se debe realizar con base al mérito del proceso y respetando criterios de equidad, teniendo en cuenta que ésta constituye en el caso, una manera de compensar y mitigar el dolor y padecimientos de la víctima, restableciendo a través de una prestación económica, ciertos valores de goce y confort que puedan verse como equivalentes, sin que su regulación pueda alcanzar un efecto punitivo respecto del acto reprochado al demandado, pues la indemnización en nuestra normativa común tiene únicamente un efecto de resarcimiento. Así tampoco es un elemento para determinar el quantum del daño, la mayor o menor capacidad económica del hechor, pues emplear tal variable dejaría en disparidad a víctimas que ante situaciones y daños similares, perciban indemnizaciones notoriamente disímiles.