Rol N° 35.722-2017

DOLO POR OMISIÓN. MANDATO. NULIDAD DE LA DECLARACIÓN DE EXONERACIÓN DE RESPONSABILIDAD CONTENIDA EN UN FINIQUITO

Atendida la naturaleza del contrato de mandato, en que se confía la gestión de administrar, recae en el mandatario el deber de informar a su mandante de los actos realizados durante su desempeño. Al silenciar u ocultar aquello que ha debido poner en su conocimiento, con la intención de capturar su voluntad, incurre en dolo por omisión si éste resulta determinante para lograr la declaración de exoneración de responsabilidad y ratificación de actuaciones que formula en perjuicio de sus derechos. La aprobación de un finiquito se entiende efectuada sobre la base de la buena fe, pues quien lo extiende lo hace en la convicción de que la cuenta o información proporcionada es correcta, sin fraude ni otro vicio. Considerando las obligaciones que derivan del contrato de mandato para el mandatario, en especial la de rendir cuenta e informar debidamente al mandante de sus actos, estos deberes se extienden incluso a la fase de término de su administración, tanto por disposición de la ley como por el principio de buena fe que tiene plena vigencia en la materia.